martes 17 de diciembre de 2019

El clásico social 2019, vivió una nueva jornada acompañada de una ruta dinámica y amigable con el medio ambiente. Desde Sesquilé, Antioquia se dio inicio a las actividades de reciclaje y separación en la fuente, además municipio por municipio se visibilizó la labor que cumplen recicladores, recuperadores y gestores ambientales, quienes en su mayoría laboran extensas jornadas para hacer de sus ciudades y pueblos, mejores lugares.

Durante once días de carrera, las carpas del clásico social, se ubicaron en los municipios de llegada, recibiendo a los espectadores y visitantes, brindándoles pedagogía frente a la correcta separación de residuos. En los municipios de Sesquilé y Cali, se logró impactar a más de 500 niños en alianza con Postobon, brindando a niños y niñas, herramientas para que desde sus hogares puedan contribuir y ganar la carrera de salvar al planeta.

A continuación podrá conocer las cifras de impacto de este Clásico Social 2019.